Los beneficios que se obtienen al correr son numerosos, desde adquirir mayores niveles de resistencia,sumar fortaleza en los huesos, hasta mantener en línea los niveles de estrés y ansiedad. 

Sin embargo, todo lo bueno que obtenemos de esta actividad física, puede esfumarse rápidamente si no tenemos conciencia de cuidados básicos como el de la vista.

Es necesario ver adecuadamente al correr, en especial cuando se trata de trail running y se requiere evitar obstáculos en tiempos de reacción cortos.

¿Qué tiene que tener en cuenta un corredor respecto de su vista? Los especialistas de Óptica Scerbo explican que es primordial ver correctamente, y en el caso de usar lentes con graduación, llevarlos a la hora de correr.

Actualmente existen modelos específicos para realizar actividades deportivas, con la graduación correspondiente, que se pueden adquirir en una óptica.

A diferencia de los lentes de uso diario, los lentes deportivos con graduación suelen ser de un material más ligero y resistente, más cómodos y adaptables a la actividad física que se va a realizar.

Los riesgos del sol 

No solo los corredores con algún problema de visión han de llevar lentes, sino que también se recomienda llevar gafas de sol cuando se corre en ambientes muy luminosos. Los lentes de sol tienen que cubrir la mayor superficie ocular para evitar la entrada de rayos solares y del viento.

Correr sin protección ocular adecuada, además de ser molesto, puede generar conjuntivitis o queratitis por exposición (una inflamación de la córnea).

Además, los lentes de sol también evitan quemaduras en la piel fina de los párpados, y evitan la entrada de cuerpos extraños, como pelusa o tierra, que pueden generar úlceras en la córnea o infecciones.