Conocido por su historia y su actitud frente a la vida, Ale Bazán, una fuente de inspiración para muchos, nos cuenta cómo se inició en el mundo del trail running, y como cambió radicalmente hasta convertirse en otra persona.

Alejandro Bazán, de Yerba Buena, Tucumán, es empleado administrativo, pero su verdadera pasión es la carrera de montaña. «Correr y estar en la montaña se convirtió en una pasión para mí… la verdad que disfruto mucho de este deporte», aclara.

Bazán habla de sí como si hubiera vivido dos veces, donde el trail se convirtió en el click que lo hizo bajar de peso y comenzar un nuevo estilo de vida.

¿Cómo fue tu etapa con sobrepeso y cómo lograste combatirlo?

«Hoy en día encontré a la persona que siempre quise ser, al Ale que más me gusta ser, que le gusta mucho el deporte, que vive y trata de disfrutar la vida a fondo».

«Tuve un proceso muy grande con respecto a como llegué a ese peso y como llegué al peso de ahora», comenta, y explica que de adolescente jugaba básquet y volley, y fue allí cuando comenzó a subir de peso casi sin notarlo.

A los 20/21 años dejó el volley y comenzó a estudiar fotografía y a llevar una vida sedentaria.

«El 27 de junio de 2010 perdí a mi mejor amigo, Martín, que era un hermano para mi». y frente a este suceso dejó la facultad, comenzó a comer en exceso y decidió irse a estudiar a la Escuela de Fotoperiodismo de ARGRA (Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina) en Buenos Aires.

Cuando volvió ya pesaba 125kg y decidido a bajar de peso vendió un lente fotográfico para comprar una bicicleta y comenzó a caminar distancias de 10 km. «Hice un click por querer ser como era antes», confiesa.

Luego decidió comenzar natación y a pedalear de 6 a 8 km unas tres veces por semana.

¿Cuándo comenzó el cambio? 

En una primera instancia bajó 10 kg, comenzó a jugar volley y se puso como objetivo participar de TrasMonteros, una carrera de bicicleta de 48 km. Pero no resultó como esperaba: terminó con mucha dificultad y la pasó muy mal, por lo que en 2013 decide comenzar a correr con un grupo de trail.

Casi por casualidad, como quien no quiere la cosa, comienza sus primeros pasos en la montaña.

De esta manera se puso como objetivo hacer los 21k de Patagonia Run 2014. Para ese entonces pesaba 85 kg. «Fue como volver a nacer, me sentía muy feliz nuevamente», comenta de un cambio que se dio de a poco y con mucho esfuerzo.

En dos años había bajado 40 kg.

Cuestión de alimentación 

Desde lo nutricional tuvo el apoyo de su madre, que cocinaba y en el afán de ayudarlo leía libros de nutrición. Ella también tenía sobrepeso. Después comenzó  a ver a  Juan Lobo Peña, el nutricionista con el que trabaja actualmente.

Para Ale este cambio significó mucha fuerza de voluntad, mucho sacrificio y mucho esfuerzo. Según él, «lo más claro es querer y estar seguro de lo que uno quiere, de a poco se van dando las cosas y se va saliendo adelante. Querer es poder, solo se trata de eso»

DCIM100GOPRO

¿Qué es el trail para vos?

«El trail es algo que nos da vida, nos hace más fuertes, en mi caso personal me ayudó de una manera u otra como un cable a tierra para auto-superarme, para salir de un pozo», explica.

Las enseñanzas que me da el trail son muchas… lo que me llevo siempre de cada carrera, desafío o entrenamiento es la forma de buscar ese momento de felicidad

Carreras que corrió: Patagonia Run, Indomit, el K42 y TNF Endurance Challenge en Santiago de Chile, entre otras.

Carreras que le gustaría correr: Sueña con participar de recorridos europoeos y en Estados Unidos, Zegama-Aizkorri, en España, y alguna distancia del UTMB.

¿Por qué llegaste a la montaña y no a la calle?

«Conocí el trail running sin querer queriendo y me ayudó en mi vida personal».

Lo eligió por el contacto con la naturaleza, lo divertido de las sendas, porque no es monótono, por las diferencias de altura y los paisajes.

¿Qué pensás del no puedo? ¿Dónde está la clave para a superarse?

«¿Que pienso del no puedo? Exactamente eso, que no puedo pensar que no puedo. creo que todos podemos… si cada uno quiere algo lo puede lograr, con mucho esfuerzo y con mucho sacrificio».

Según él, el no puedo no debería existir en ninguna persona, y se puede llegar lejos o demostrarse a uno que si se puede… «Eso es tremendamente gratificante y en mi caso me pone muy orgulloso», confiesa.

Si yo decía «no puedo» bajaba los brazos y me quedaba ahí, prefería seguir adelante y pelearla

¿Qué significa para vos una cerrera de montaña?

«Es el momento donde se va a plasmar todo el sacrificio, el esfuerzo y lo logrado en cada entrenamiento, cada gota de sangre que derramamos para poder llegar de la mejor manera a cumplir nuestro objetivo».

Para Ale, correr una carrera es muy parecido a ir a rendir un final, es como ir a rendir y demostrar sí o sí todo lo que estudiaste en ese tiempo. También ir a buscar una medalla y sobre todo a disfrutar de estar en ese momento y en ese lugar.

¿Tu mejor experiencia de carrera?

«Una de las mejores experiencias fue Indomit, en Mendoza, los 50 k del año 2017. Fue la primera vez que corrí en una montaña llena de nieve, además estaba muy bien entrenado y pude hacer una carrera casi perfecta».

La vista del dique potrerillos era una locura, y todo eso te lo puede regalar la montaña y el trail

¿Un consejo para quien quiera bajar de peso y elige correr como deporte?

«Trabajar conjuntamente con un nutricionista, si es deportólogo mejor. Aprender a alimentarse y hacer un cambio de vida».

¿Qué rol ocupan la familia, los corredores amigos, los amigos en la concreción de resultados?

«Mi familia es el pilar mas fuerte, es el que me apoya, me aconseja, me cuida, ya sea mi vieja desde la alimentación, mi viejo con consejos y mi hermano en su silencio, diciendo mucho pero apoyándome siempre en cada desafío. tíos, primos, madrinas y demás siempre están allí presentes y haciéndome sentir que están orgullosos de mi»

«Los corredores amigos son nuestros compinches más cercanos y nuestros cable a tierra, que obviamente siempre nos están apoyando, y destaca ademas la diversión y compañía». 

Por otro lado, para él, los amigos no corredores, son los que sin entender mucho apoyan el doble, tratan de cuidarte y alentarte.

«Toda esa gente suma mucho y es enriquecedor saber que contás con gente que te apoya».

Ale Bazán en primera persona 

No me siento un pro o alguien que se destaque realmente en este deporte pero sí le pongo mucho esfuerzo y mucha constancia para estar lo mejor entrenado y disfrutar en la montaña. Y sobre todas las cosas siempre trato de llegar a alguien que esté pasando por sobrepeso, o esté pasando por un dolor y que vea que se puede cambiar la vida, mejorar, salir de un pozo. Eso es lo que mas me llena el alma.