Si decidiste empezar a correr o hace un tiempo que lo hacés es muy importante que conozcas tu tipo de pisada para prevenir o evitar lesiones por este motivo. Todo corredor debe saber su tipo de pisada, y si aún no la identificas, te explicamos algunas formas de reconocerlas.

Los tres tipos de pisadas que existen son:

Pronador: Este tipo de pisada se identifica cuando «se pisa hacia adentro», ya que  es normal que se apoye primero el talón y después el pie gire (ya en el suelo) hacia la parte interna del pie. Es un giro completamente natural del tobillo hacia adentro.

Supinador: A diferencia de los pronadores, se ejerce el mismo movimiento, pero el peso se instala en la parte exterior del pie. Normalmente se da este tipo de pisada en corredores con el arco muy alto.

Neutral: Es un tipo de pisada donde los tobillos y pies no tienden a apoyarse en ningún extremo, sino que se alinean para definir el apoyo sobre el suelo.

Una forma sencilla de saber qué tipo de pisada sos, es con el simple hecho de observar tus zapatillas y ver dónde están más desgastadas, ya que los pronadores desgastan tanto la parte exterior del talón y el interior de la parte delantera, mientras que los supinadores desgastan toda la parte exterior.

También podés tener una idea de tu tipo de pisada si te mojas los pies y luego pisas sobre en una tira larga de papel para ver donde haces más presión con tus pies.

Sin embargo, lo que recomendamos es que que lo consultes con un especialista que pueda ayudarte a conocer tu tipo de pisada, elegir el calzado adecuado o la adición de plantillas en caso de ser necesario. 

Un buen estudio de la pisada, realizado por profesionales, es capaz de detectar descompensaciones posturales, desequilibrios posturales y anomalías o lesiones en pies, rodillas y caderas. No consiste solamente en saber cómo pisamos, sino en conocer cómo funciona nuestro cuerpo en movimiento y en prevenir posibles lesiones que pueden darse en todo el cuerpo corrigiendo estos defectos.