El estadounidense roza las 14 horas superando su récord conseguido en la última edición. Completó los 161 km (100 millas) en 14 horas, 9 minutos y 28 segundos rebajando en 20 minutos su propio récord. Roza, por lo tanto, la ansiada marca de las 14h por la que llevaba suspirando desde 2017.

La relación entre ‘El Chulo’ y el ultratrail más longevo del planeta, que forma parte del Ultra-Trail World Tour, no empezó bien. Si en 2016 fue un extravío a 7 km de la meta el que le privó la victoria, al año siguiente cayó extenuado, víctima de su propia ambición. Sin embargo, a la tercera fue la vencida y en la última edición se reconcilió definitivamente con la mítica carrera de California (EE.UU.), ganando en 14h30’04’’ y batiendo un récord que estaba en manos de Timothy Olson desde 2012.

En 2019, el corredor de Flagstaff (Arizona, EE.UU.) le ha dado una vuelta más a su rendimiento fraguando una carrera perfecta y batiendo su propia marca en más de 20 minutos. Empezó tranquilamente, pasando el quinto por el primer control en Lyon Ridge (km 16), aunque poco después tomó la delantera en solitario. “Gané mucho tiempo corriendo fuerte hasta Robinson Flat (km 48), y también en Devil’s Thumb (km 75), luego tuve que frenarme. Las cosas comenzaron a rodar de nuevo cuando crucé el río Rucky Chucky (km 78)”, ha explicado en la línea de meta Walmsley, que este año ha registrado grandes marcas en asfalto como una media maratón en 1h04’, que le podría llevar a las Olimpiadas, y el récord de las 50 millas con 4h51’.

Detrás de él, ha llegado a la meta su amigo Jared Hazen (14h26’46’’), mientras que el británico Tom Evans (14h59’44’’), que se estrenaba en la distancia, se ha quedado con la tercera plaza. Matt Daniels ha sido cuarto y Mark Hammond, quinto.